Curado de la Crepera.

Mantenimiento y limpieza de tu crepera Jinama

Cuida tu Crepera y tendrás al mejor compañero de cocina por muchísimo tiempo a tu lado.

 
Las Creperas Jinama  son de acero rectificado, requiere antes de su primera utilización una preparación que se denomina curado. Dicha operación, que consiste en aplicar varias capas de aceite sucesivas a intervalos regulares, facilita la separación de los crepes y reduce el hervor de la pasta al entrar en contacto con la placa.Nuestra crepera  está aconsejada para un uso intensivo.

Consejos para el uso de la crepera jinama.


Si la pasta se desliza sobre la placa o se adhiere al rastrillo: No engrasar. Limpiar la placa con un paño seco. Una pasta mal elaborada puede provocar el mismo efecto.
Si la pasta hierve y se adhiere a la placa: Su curado es insuficiente, siga realizando esta operación. O está calcinado: frote y vuelva a comenzar otro curado.

Si la pasta solo hierve: Es demasiado líquida o de mala calidad. También es posible que el disco esté demasiado caliente.

Si la pasta solo se adhiere: Engrasar ligeramente con un poco de aceite.

Si coloca las guarniciones en la placa en la que distribuye la pasta: Evitar determinadas guarniciones que pueden estropear el curado (por ejemplo, limón, tomate). En este caso, coloque la guarnición de los crepes en el plato.
Si la placa está demasiado engrasada, limpiarla antes de hacer el siguiente crepe.
No pulir las placas porque el curado tendrá una menor adherencia.
Sus crepes finos estarán más tiernos si trabaja con una placa muy caliente.



Con el paso del tiempo, se forma una costra sobre la placa como consecuencia de la cocción de la pasta, si bien se tiende a creer que el metal se calcina. Se trata únicamente de la costra que se resquebraja. Hay que eliminarla con la ayuda de una espátula metálica y papel de lija (grano grueso). No tema rayar el metal.
Tras un decapado, hay que realizar un curado como si se tratase de una placa nueva. Vease siguiente enlace Es preferible eliminar regularmente la costra que se forma con el uso para conservar un estado de la superficie no demasiado sucio.
Tras realizar un raspado, es conveniente hacer una o dos capas de curado a 270°C (véase el apartado “El curado”). Tras muchos años de utilización, si durante el curado este se desprende rápidamente, hay que realizar un curado como si se tratase de una crepera nueva.




La distribución de la pasta se realiza siempre en el sentido de las agujas del reloj, sin retroceder en ningún caso.
 
 
 
 
 
 
Utilice siempre una pasta sin grumos. Tamícela en caso de necesidad.
Para una buena vida útil del revestimiento de la placa, no la engrase demasiado y utilice únicamente accesorios de madera o plástico.
 
 
Enlaces de interés
 
 
 
 
 
 

Cuida tu Crepera y tendrás al mejor compañero de cocina por muchísimo tiempo a tu lado.
 
 
 
 
 
 


© Talleres Inca, S.L. - JINAMA - C/ Torns,28-36 - 08028 Barcelona - Tel. 933.330.192 / 619.711.109 Email: correo@jinama.com